How having an iPhone in your pocket has changed us

¿Puedo navegar con tranquilidad en una red Wi-Fi pública?

Comprar no solo en tiendas

Un teléfono con conexión a internet permite que podamos comprar donde sea y cuando sea. Lo positivo es acceder a un mercado global, no solo al de tu ciudad, y tener la posibilidad de comprar productos y comparar sus precios. Mercadeamos más que nunca, aunque quizás debemos tener más control sobre nuestros impulsos. La adicción a comprar conlleva graves problemas. Pasa lo mismo con las apuestas deportivas o los créditos rápidos. Tener internet en el bolsillo puede llevarte a una espiral de gastos difíciles de asumir si no se tiene un férreo control.

Cualquier sitio es posible para trabajar

How having an iPhone in your pocket has changed us
How having an iPhone in your pocket has changed us

Sí, el hecho de tener el correo en el iPhone permite que podamos responder en cualquier momento. Como parte negativa, estamos vendidos a mirar el correo de continuo cuando hace 20 años tenías que estar frente a un ordenador. Pero no todo es malo, la oficina está ahora en cualquier sitio.

Y no solo se trata de correos, podemos editar textos de forma rápida en nuestro dispositivo, elaborar una nota o un informe, evitándonos precisamente esto, tener que buscar un ordenador y hacer un parón. Hay días en los que no es necesario encender tu computadora.

El ocio está en todas partes

Sí, cuántos de vosotros jugáis cuando estáis en el metro o aprovechando un momento libre. Y ya no solo se trata de jugar solo. El hecho de disponer de conexión hace que desde la parada de metro de tu ciudad puedas jugar en red con un usuario de la otra parte del mundo. Hace unos años el ocio de este tipo se limitaba a consolas o máquinas de juego portátiles.

¿Estás en las redes? Entonces estás en el mundo

Cierto es que las redes sociales ya no son como antes, muchos usuarios han dejado de utilizar algunas y dicen vivir más tranquilos. Pero poder compartir cualquier sentimiento o imagen, vivimos en una sociedad icónica por completo, hace que nos expresemos más que nunca de forma gráfica. El poder de la imagen está más presente que nunca. Piensa qué debías hacer antes de la era emoji para poder comunicarte.

Mejoras en las redes

Retrocede al año 2008. El 3G estaba recién llegado para el usuario estándar y no podías ni de lejos ver un vídeo en YouTube. Lo raquítico de las tarifas de datos, unido a lo escandaloso de su precio, y sumándole la velocidad de descarga y escasez de aplicaciones hacía que aquello no diera para más. Ahora el 4G tiene una implantación del 84 por ciento en España , y el 5G está llamando a la puerta.

The smartphones came to stay, and not only to have more powerful and versatile phones, but to change our life from the ground up. Do you think it has not been so? You only have to think about the habits we have acquired from time to time.

That we used to live more peacefully? Perhaps, but the possibility of options that they offer us makes we are able to get out of almost any predicament thanks to the iPhone. Let’s reflect on this.

You may be interested in

And what about “talking on the phone”? We find that we can have a rate with few voice minutes and many gigs to navigate. We use the phone more like a small computer than the original tool it was. Therefore, apps have flooded our screens to solve everyday problems: finding a restaurant, knowing where a street is, or editing a photo. Now everything is usually solved without having to dial a number,

We are more informed than ever

Access to information is now very simple. Luxembourg or Nicaraguan press? You get it in a few seconds with a simple search. Now, the fake news is doing its thing and the possibilities of sharing hoaxes is now easier than ever, in fact the apps are trying to limit them. We are more informed than ever, but nevertheless and paradoxically, we are more uninformed than at any time in the modern era.

Have you thought about how our lives have changed? Teenagers don’t hang out on the corner of the square every weekend anymore. Home phones barely ring because messaging apps have taken over that communicative function. And on the means of transport, reading the newspaper or a book has been replaced by staring at a small screen. Habits that were unthinkable just 10 years ago are now a reality. And if technology makes certain routines simpler for us, let it be welcomed.

Similar Posts